jueves, 16 de junio de 2011

Frases para los Padres


Un papá es ante todo un hombre con corazón, que sabe señalar el horizonte con optimismo y confianza.

El mejor legado de un padre a sus hijos es un poco de su tiempo cada día.

No me cabe concebir ninguna necesidad tan importante durante la infancia de una persona que la necesidad de sentirse protegido por un padre.

Gracias por haberme educado así. Estoy orgullosa de ser como soy y eso te lo debo a ti. Te quiero papá.

¡Cuán grande riqueza es, aun entre los pobres, el ser hijo de buen padre!.

Lo que habéis heredado de vuestros padres, volvedlo a ganar a pulso o no será vuestro.

Cuando me equivoco me ayudas, cuando dudo me aconsejas y siempre que te llamo estás a mi lado. Gracias papá.

A veces el hombre más pobre deja a sus hijos la herencia más rica.

He vivido una vida repleta de problemas, pero no son nada comparado con los problemas que tuvo que afrontar mi padre para lograr que mi vida empezase.

No importa quién fue mi padre. Lo importante es quién recuerdo yo quién fuese.

El padre debe ser el amigo, el confidente, no el tirano de sus hijos.

Cuando un hombre se da cuenta de que su padre tal vez tenía razón, normalmente tiene un hijo que cree que está equivocado.

Es hermoso que los padres lleguen a ser amigos de sus hijos, desvaneciéndoles todo temor, pero inspirándoles un gran respeto.

Mi padre dice que los tesoros son más valiosos si uno es capaz de compartirlos.

El problema con la familia es que los hijos abandonan un día la infancia, pero los padres nunca dejan la paternidad.

No es la carne y la sangre, sino el corazón, lo que nos hace padres e hijos.

Mientras están vivos, nuestros padres son la frontera entre nosotros y la muerte. Cuando mueren, pasamos al primer puesto de la fila
.
Un padre es un hombre que espera que sus hijos sean tan buenos como él hubiera querido ser.

Los niños comienzan por amar a los padres. Cuando ya han crecido, los juzgan, y, algunas veces, hasta los perdonan.

A los hijos no hay que preguntarles qué quieren de comer, salvo cuando ellos invitan.

Procuremos más ser padres de nuestro porvenir que hijos de nuestro pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada